De la Inglaterra del siglo XIX, pasando por París y Nueva York, Danielle Steel retrata una época de lucha de las mujeres en una sociedad predominantemente masculina al contar la historia inspiradora de una cautivadora dama de espíritu revolucionario.

Angélique Latham no es realmente duquesa, aunque tras perder a su madre cuando era muy pequeña se ha criado en el majestuoso castillo de Belgrave junto a su padre, el duque de Westerfield, que siempre la quiso con locura. Pero ahora su padre ha muerto, y sus hermanastros han decidido desheredarla. Está sola en el mundo.

A sus dieciocho años, Angélique es inteligente y muy hermosa, pero tiene mala suerte, pues, aunque consigue empleo como niñera de una familia acomodada, un suceso desagradable e injusto la deja otra vez en la calle. Sin hogar, sin referencias ni contactos, viajará a París.

Allí, después de rescatar a una joven de una situación horrible, tendrá la clave de su futuro. Un negocio insólito y una ocupación al borde del escándalo marcarán la inesperada vida de la hija de un duque.